Podcast de Jazôn
Mastermind - 4. La paz de Dios

Mastermind - 4. La paz de Dios

March 27, 2020

Cuarto mensaje de la serie: Mastermind.

Muy a menudo somos prisioneros de nuestros pensamientos: esas voces que nos dicen que nos preocupemos, que no somos lo suficientemente buenos o que nunca podemos cambiar nuestro comportamiento. Pero Mastermind, una serie de cuatro partes, trae luz sobre las prisiones que nos mantienen cautivos y nos da las herramientas que necesitamos para destruirlas. A través del poder sanador de Cristo y algunas aplicaciones prácticas que nacen de la Biblia, podemos reconfigurar nuestro cerebro para convertirnos en la persona que Dios diseñó.

Haz todo lo que puedas, entrégale a Dios todo lo que no puedas y confía el Él sin importar lo que ocurra. No te preocupes por nada, ora por todo, así experimentarás la paz de Dios que sobrepasa todo lo que podemos entender.

Mastermind - 3. El filtro en tu mente

Mastermind - 3. El filtro en tu mente

March 27, 2020

Tercer mensaje de la serie: Mastermind.

Muy a menudo somos prisioneros de nuestros pensamientos: esas voces que nos dicen que nos preocupemos, que no somos lo suficientemente buenos o que nunca podemos cambiar nuestro comportamiento. Pero Mastermind, una serie de cuatro partes, trae luz sobre las prisiones que nos mantienen cautivos y nos da las herramientas que necesitamos para destruirlas. A través del poder sanador de Cristo y algunas aplicaciones prácticas que nacen de la Biblia, podemos reconfigurar nuestro cerebro para convertirnos en la persona que Dios diseñó.

No puedes controlar lo que sucede al rededor tuyo, pero si puedes elegir el filtro con que lo experimentas. En lugar de juzgar a Dios a través de tus circunstancias, juzga tus circunstancias a través del filtro de Dios y su amor.

Mastermind - 2. Entrena tu mente

Mastermind - 2. Entrena tu mente

March 27, 2020

Segundo mensaje de la serie: Mastermind.

Muy a menudo somos prisioneros de nuestros pensamientos: esas voces que nos dicen que nos preocupemos, que no somos lo suficientemente buenos o que nunca podemos cambiar nuestro comportamiento. Pero Mastermind, una serie de cuatro partes, trae luz sobre las prisiones que nos mantienen cautivos y nos da las herramientas que necesitamos para destruirlas. A través del poder sanador de Cristo y algunas aplicaciones prácticas que nacen de la Biblia, podemos reconfigurar nuestro cerebro para convertirnos en la persona que Dios diseñó.

Una vez identificada la mentira que te mantiene prisionero, destrúyela con una verdad bíblica, en el enlace de abajo encontrarás una lista larga que te ayudará en la disciplina de meditar en su palabra y renovar tu mente.

Mastermind - 1. Gana la batalla en tu mente

Mastermind - 1. Gana la batalla en tu mente

March 27, 2020

Primer mensaje de la serie: Mastermind.

Muy a menudo somos prisioneros de nuestros pensamientos: esas voces que nos dicen que nos preocupemos, que no somos lo suficientemente buenos o que nunca podemos cambiar nuestro comportamiento. Pero Mastermind, una serie de cuatro partes, trae luz sobre las prisiones que nos mantienen cautivos y nos da las herramientas que necesitamos para destruirlas. A través del poder sanador de Cristo y algunas aplicaciones prácticas que nacen de la Biblia, podemos reconfigurar nuestro cerebro para convertirnos en la persona que Dios diseñó.

Identifica cuál es la mentira que te ha mantenido prisionero y llévala cautiva, a plan de espada, a los pies de Cristo.

Se tú el milagro - 3. Los pies de Jesús

Se tú el milagro - 3. Los pies de Jesús

March 27, 2020

Tercer mensaje de la serie: Se tú el milagro.

Muchos oramos por un milagro porque realmente lo necesitamos, pero ¿qué tal si salimos de esa mentalidad centrada en nosotros mismos y miramos fuera de nosotros? Tú puedes ser el milagro que otro más está necesitando. Puedes ser las manos de Jesús que alguien necesita para ser tocado. Puedes ser la voz de Jesús para que Sus palabras levanten a alguien más. Puedes ser los pies de Jesús y llegar a dónde otro lo está necesitando. Al ser de bendición para otros la primera persona bendecida serás tú. Se tú el milagro.

Si la Iglesia no es la encargada de llevar a Jesús a donde se lo necesita, ¿quién lo llevará? Ser un seguidor de Cristo significa dar y servir. Cada vez que hacemos algo bueno por alguien más, estamos llevando a Jesús con nosotros.

Se tú el milagro - 2. La voz de Jesús

Se tú el milagro - 2. La voz de Jesús

March 27, 2020

Segundo mensaje de la serie: Se tú el milagro.

Muchos oramos por un milagro porque realmente lo necesitamos, pero ¿qué tal si salimos de esa mentalidad centrada en nosotros mismos y miramos fuera de nosotros? Tú puedes ser el milagro que otro más está necesitando. Puedes ser las manos de Jesús que alguien necesita para ser tocado. Puedes ser la voz de Jesús para que Sus palabras levanten a alguien más. Puedes ser los pies de Jesús y llegar a dónde otro lo está necesitando. Al ser de bendición para otros la primera persona bendecida serás tú. Se tú el milagro.

Cuando más son las voces negativas, cuanto más lleno está nuestro entorno de mensajes destructivos, más necesitamos ser nosotros la voz de Jesús llevando ánimo y esperanza por donde nos movamos.

Se tú el milagro - 1. Las manos de Jesús

Se tú el milagro - 1. Las manos de Jesús

March 27, 2020

Primer mensaje de la serie: Se tú el milagro

Muchos oramos por un milagro porque realmente lo necesitamos, pero ¿qué tal si salimos de esa mentalidad centrada en nosotros mismos y miramos fuera de nosotros? Tú puedes ser el milagro que otro más está necesitando. Puedes ser las manos de Jesús que alguien necesita para ser tocado. Puedes ser la voz de Jesús para que Sus palabras levanten a alguien más. Puedes ser los pies de Jesús y llegar a dónde otro lo está necesitando. Al ser de bendición para otros la primera persona bendecida serás tú. Se tú el milagro.

La mañana de la multiplicación de los panes, seguramente fue una mamá la que envió a su hijo con 5 panes y 2 peces, eran para él y quizás para algún hermano suyo, pero al darlo, al ponerlo en manos de Jesús, ese muchachito se transformó en el milagro para cerca de 15000 personas.

El poder de lo mismo - 5. Vino para quedarse

El poder de lo mismo - 5. Vino para quedarse

March 26, 2020

Quinto mensaje de la serie: El poder de lo mismo.

«Lo mismo», «rutina», «monotonía» no suelen sonar bien. Son palabras de las que las personas prefieren huir, pero con mucha frecuencia, la clave del éxito está en hacer lo mismo una y otra vez, en abrazar la rutina, en permanecer, por monótono que parezca. Lograr un cambio, avanzar hacia lo nuevo, conquistar lo que está por venir ocurre cuando descubres «El poder de lo mismo».

Hay un premio para el que habita en la Palabra de Dios y le permite al Espíritu habitar dentro suyo y no es poca cosa: ¡pedir y recibir lo que sea!

El poder de lo mismo - 4. El secreto del éxito sostenible

El poder de lo mismo - 4. El secreto del éxito sostenible

March 26, 2020

Cuarto mensaje de la serie: El poder de lo mismo.

«Lo mismo», «rutina», «monotonía» no suelen sonar bien. Son palabras de las que las personas prefieren huir, pero con mucha frecuencia, la clave del éxito está en hacer lo mismo una y otra vez, en abrazar la rutina, en permanecer, por monótono que parezca. Lograr un cambio, avanzar hacia lo nuevo, conquistar lo que está por venir ocurre cuando descubres «El poder de lo mismo».

Tu éxito sólo será sostenible si su fuente es sostenible. Cristo, que es la vid verdadera, te puede hacer consistente en tu llamado, en tus relaciones y en tu vida completa.

El poder de lo mismo - 3. Esto va a demorar un tiempo

El poder de lo mismo - 3. Esto va a demorar un tiempo

March 26, 2020

Tercer mensaje de la serie: El poder de lo mismo.

«Lo mismo», «rutina», «monotonía» no suelen sonar bien. Son palabras de las que las personas prefieren huir, pero con mucha frecuencia, la clave del éxito está en hacer lo mismo una y otra vez, en abrazar la rutina, en permanecer, por monótono que parezca. Lograr un cambio, avanzar hacia lo nuevo, conquistar lo que está por venir ocurre cuando descubres «El poder de lo mismo».

Es frustrate no dar fruto, pero el jardinero sólo poda aquello que sí producirá fruto abundante. Que las cosas tarden en ocurrir no quiere decir que no vayan a hacerlo. Dios es quien poda y en el proceso logra más de lo imaginado.